25/06/2017

Secciones
ADD-ADHD
Violencia
Trastornos Disociales
Bullying
Los derechos del niño
Conductas agresivas
Conductas destructivas


Para prevenir, tienes que informarte

Entérate de los daños que puede causar el alcohol

 

Contáctanos:

 



Trastornos de conducta

Conducta normal y anormal 

Hay distintas maneras de evaluar la conducta de los niños y de los jóvenes. Podemos decir que conducta normal es la que se ve con mayor frecuencia en los niños dependiendo del momento evolutivo. “Tenemos que señalar que muchos rasgos de carácter no pueden considerarse patológicos. Por ejemplo si habláramos de un niño muy inteligente sería considerado, ciñéndonos a lo dicho, tan anormal como uno con un retraso mental”.

­Hablamos de anormalidad cuando un niño o un joven tiene dificultades en su capacidad de adaptarse al medio ya sea a nivel personal, laboral, o en la escuela. Es muy importante el momento en el que aparece un síntoma en el desarrollo del niño. Esto nos ubicará sobre su condición de “normal o anormal”. 

Prevalencia

Las tasas de prevalencia del trastorno de conducta varían en función de los criterios diagnósticos empleados, la fuente de información (padres, profesores, psiquiatras, adolescentes, datos oficiales delictivos...) y la edad. El trastorno de conducta es más frecuente en varones. ­Para algunos autores las tasas de prevalencia son inversamente proporcionales al nivel socioeconómico. El trastorno de conducta aumenta con la edad (Costello, 1990), con el conflicto que haya en la familia y con el bajo rendimiento escolar (Anderson et al 1989, Moffitt, 1990).

Causas

  1. La presencia de factores de vulnerabilidad neurobiológica
  2. La violencia, el maltrato y la desorganización del medio familiar
  3. Permisividad de la madre ante la agresividad,
  4. Negativismo de la madre hacia el niño
  5. Temperamento del niño (irritable, negativo)
  6. Uso por los padres de amenazas, castigos físicos, insultos 
  7. Falta de detección precoz
  8. El tipo de familia
  9. La pobre supervisión
  10. Una elevada prevalencia de enfermedad mental y física
  11. Bajo nivel socioeconómico
  12. La falta de acceso a servicios médicos, psiquiátricos y sociales
  13. Falta de diagnóstico precoz

Síntomas

  1. Agresión hacia personas y animales
  2. Burlas, amenazas e intimidación a la gente
  3. Peleas físicas iniciadas por el niño
  4. Uso de un arma que puede causar daños físicos graves
  5. Crueldad física con la gente
  6. Crueldad con los animales
  7. Delitos violentos con enfrentamientos con sus víctimas
  8. Fuerza a las personas a tener relaciones sexuales con él 
  9. Destrucción de la propiedad
  10. Incendios deliberados
  11. Destrucción deliberada de la propiedad ajena sin incendios
  12. Engaños o robos
  13. Violación propiedad privada, mentiras, robo de objetos valiosos sin violencia
  14. Violación de la normas
  15. Suelen ausentarse de casa por la noche los menores de 13 años
  16. Abandono del hogar por la noche
  17. Frecuentes "novillos" en el colegio  menores de 13 años

Diagnóstico diferencial

Psicosis, depresión, trastornos del aprendizaje, trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADD-ADHD)), trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia, trastornos afectivos, trastornos delirantes, trastorno límite de la personalidad, quedan a veces enmascarados por síntomas del trastorno de conducta.

Curso y pronóstico

Cada niño o joven con trastorno de conducta (TC) es diferente. Se sabe que las familias de nivel socioeconómico bajo y con problemas de relación tendrán menos beneficios con los tratamientos que aquellas familias más estables. Por lo cual habría que promover las mejoras de estos factores. 

Tratamiento

El diagnóstico es muy importante para poder instaurar el tratamiento adecuado. De todos modos la consulta con un Médico Psiquiatra especialista en niños y adolescentes es obligatoria. Lo ideal es una terapia multidisciplinaria donde participe el niño ojoven, la familia y la escuela. Si hiciera falta se podría agregar medicación psicofarmacológica.

Prevención

Se sabe que la mayor parte del comportamiento disocial se puede reducir o impedir si se disminuyen o eliminan los factores de riesgo. Los esfuerzos se deben dirigir a reducir al máximo la exposición del niño o adolescente a la violencia en el hogar, la comunidad y los medios de difusión (la tele, los juegos). Es evidente que la violencia fomenta la violencia.
Se pueden usar las siguientes estrategias para reducir o prevenir el comportamiento disocial:

·         Prevención del abuso infantil (a través de programas sobre la crianza de los niños, apoyo a la familia, etc.)
·         Programas de capacitación para los docentes
·         Educación sexual
·         Programas de intervención para niños, jóvenes y adultos en las esuelas
·         Supervisión de la violencia que ven los niños en los programas de televisión, los videos y las películas.
El tratamiento debe orientarse hacia el niño, los padres, la familia completa o ir encaminado la inclusión del paciente en programas educativos y recreativos comunitarios. La terapia individual no es suficiente, ya que deben considerarse otros factores como el comportamiento en la familia, las relaciones con otros niños, el rendimiento escolar, la situación socioeconómica familiar y el entorno social.
Este complejo sistema exige la colaboración de profesores, psicólogos y trabajadores sociales con el médico general.
Existen diferentes modelos de intervención terapéutica: tratamiento ambulatorio, hospitalización o ingreso en residencias. Así el tratamiento debe tener un carácter multidisciplinario (Grizenko et al. 1993) y encaminarse a disminuir la impulsividad e irritabilidad, reforzar los sentimientos de seguridad y una imagen personal adecuada del niño, favorecer la expresión verbal de los conflictos, mejorar los déficits específicos del aprendizaje y mostrar al adolescente el sufrimiento que generan en los demás sus conductas desajustadas.
Los tratamientos más frecuentes son terapias comunitarias, entrenamiento de los padres, terapia familiar, entrenamiento en habilidades sociales y resolución de problemas, psicoterapia del niño o joven y tratamiento farmacológico. Según criterio médico

Conclusión

El enfoque y tratamiento de estos trastornos de conducta debe ser multidisciplinario ya que uno solo reduce la posibilidad de obtener resultados positivos.
Aunque la mayoría de los niños con trastornos de conducta pueden ser tratados con un régimen ambulatorio, es uno de los diagnósticos más frecuentes en las unidades hospitalarias de psiquiatría infantil y en residencias (Kashani and Cantwell, 1983).
La admisión hospitalaria está indicada en los siguientes casos:
para realizar un diagnóstico diferencial, establecer la presencia de otros trastornos psiquiátricos, controlar de modo inmediato las conductas agresivas y en caso de mala evolución ambulatoria. El ingreso ofrece la posibilidad de una observación extensa del niño y permite iniciar una intervención multidisciplinaria con mayor control que en el paciente ambulatorio. El tratamiento en residencias está reservado para niños y adolescentes con trastornos severos que requieran manejo intensivo y a largo plazo.
 
Fuente: ”Trastornos de conducta en la infancia y la adolescencia. Conducta y patoogía. Etiología y epidemiología. Valoración clínica y sintomatología. Diagnóstico diferencial. Curso y pronóstico, tratamiento”
Autores: F. Ortuño Sánchez-Pedreño, P. Lorens Rodríguez, J. J. Plumed Domingo, G. Selva Vera y R. Tabares Seisdedos. Coordinador: A. Agüero y M. A. Catalá, Valencia
Compilado y actualizado por la Dra. Analy Werbin - 5/2/2008




buscar
Usuarios registrados
Mail:

Password:
Acceder

Si no recuerda...
Recordar password
Acceder

Nosotros subscribimos Los Principios del cdigo HONcode de la Fundacin Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del cdigo HONcode. Compruébelo aqu.


Sponsors
Proyecto incentivado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía

Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa



Proyecto financiado con Fondos FEDER

FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL






1 de cada 4 personas padece alguna enfermedad mental a lo largo de su vida

 



Psiquiatria.com, primer portal especializado sobre Psiquiatría para profesionales en lengua española



www.thegalaawards.com

www.thegalaawards.com






Copyright, 2007, Casa Joven - Asociación para la Detección e Intervención Precoz de Trastornos Mentales y Disociales en Niños y Adolescentes - Entidad sin fines de lucro inscripta en el Registro Nacional de Asociaciones de España Nº 587305 del 28/06/2006 - Sede Social: Avda. Cánovas del Castillo 6 - 5º Piso - 29016 Málaga, España




Valid XHTML 1.0 Transitional